ruta: Canalización de cables | Propiedades físicas, mecánicas
Volver a la home


Propiedades físicas, mecánicas


El Polietileno convencional de alta densidad es una resina termoplástica, blanca translúcida.
A temperatura ambiente, su densidad se encuentra normalmente entre 0,94 y 0,96 g/cm³, su estructura es alrededor de un 60% cristalina: el resto es amorfo. Entre 125° - 135° C, dependiendo de la densidad, el Polietileno es totalmente amorfo, y se dice que se funde aunque en realidad se convierte en una masa gomosa, cuya fluidez varía dependiendo del peso molecular.
En dicho estado fundido su densidad desciende a cerca de 0,80 g/cm³. Resulta asimismo interesante saber cómo se comporta el Polietileno en relación a los agentes químicos presentes en el lugar de la instalación. El Polietileno con el que se fabrica el tubo corrugado POLIECO resiste a la mayoría de los productos químicos y disolventes. Solo pocas sustancias como la decalina (decahidronaftalina) o algunos hidrocarburos aromáticos o halogenados pueden disolver el Polietileno a muy altas temperaturas. Se puede producir una destrucción química del Polietileno únicamente bajo la acción de fuertes agentes oxidantes como el ácido nítrico fumante o el ácido sulfúrico fumante.


PROPIEDADES MECÁNICAS


Las características mecánicas más importantes para una tubería para canalización de cables son:
a) la resistencia a la compresión;
b) la resistencia al impacto.

La primera de dichas características es la más importante; porque la tubería va enterrada y por lo tanto está sujeta a la carga estática superior. A esto debe añadirse la posible carga causada por la tensión sobre el terreno que cubre la tubería y que trataremos más adelante. La segunda representa las tensiones accidentales debidas a las piedras presentes en el terreno que pueden caer sobre la superficie del tubo durante la fase de instalación enterrada.
Por lo tanto es conveniente que la capa del terreno adyacente al conducto se encuentre libre de piedras de diámetro superior a 80-100mm.
El uso del polietileno ha eliminado el problema de las pruebas a baja temperatura, ya que solo a bajísimas temperaturas (-50°C) se vuelve frágil, sin embargo las pruebas se realizan para cumplir con la normativa establecida cuando los tubos se fabricaban solamente con policloruro de vinilo (PVC).


a) Resistencia a la compresión.
El ensayo de esta resistencia, especial por el uso de dichas tuberías de canalización de cables, se basa en la normativa europea EN 50086-2-4 / A1. En este caso la muestra de la tubería de 200 mm de largo se comprime entre dos platos de como mínimo 100x200x15 mm hasta disminuir el diámetro externo en un 5%, y la fuerza debe superar un valor prefijado (450N o 250N).
Al finalizar el ensayo la muestra de la tubería no se clasifica sino que simplemente se determina su idoneidad (conforme/no conforme).

b) Resistencia al impacto.
La clasificación se realiza según el ensayo de impacto.
Mientras que la resistencia a la compresión es una característica que acompaña a la tubería durante su vida “bajo tierra”, la prueba del impacto sirve para garantizar la tubería durante la instalación.
Esta prueba únicamente es necesaria para darle al instalador una cierta seguridad durante la puesta en obra. El ensayo consiste en la caída de un peso prefijado sobre la muestra de tubo corrugado de acuerdo con la normativa italiana EN 50086-1 y EN 50086-2-4 / A1.
La muestra se enfría a -5°C durante un periodo de 2 horas.
La prueba se realiza dejando caer un martillo con un peso fijo de 5 Kg, sobre la muestra desde una altura que varía en función del diámetro nominal del tubo (ver tabla "Ensayo de impacto").
Al terminar la prueba no debe encontrarse ninguna fisura que permita que el agua se filtre de dentro hacia fuera de la muestra como mínimo en 9 de las 12 muestras probadas.

 Tabla "Ensayo de impacto"
diametro nominal
del tubo (mm)
masa del martillo
(Kg)
altura
(mm)
≤ 60 5 300
61 ÷ 90 5 400
91 ÷ 140 5 570
> 140 5 800